Un seguro de hogar en alquiler

Un seguro de hogar en alquiler

Cuando una casa se encuentra en condición de alquiler, su situación pasa a ser mucho más compleja, y es que es un bien que está siendo utilizado por una persona ajena y se deben establecer muy bien las pautas para que no exista ningún tipo de inconveniente en cuanto a la usurpación o maltrato de la vivienda.

Lo recomendable es que cualquier tipo de vivienda posea seguro

Para que exista un nivel alto de protección en cuanto al bien y se estime el hecho de que está preparada para afrontar cualquier tipo de amenaza o eventualidad que estime por daños irreparables. 

Un seguro de hogar en alquiler, es un servicio que justifica el hecho de protección de la vivienda aun cuando ésta se encuentre habitada por alguien ajeno a su dueño, por lo que existe la duda, de si el que financia el seguro es el dueño de la vivienda como tal o el inquilino.

Lo cierto es que, es el dueño quien debe cumplir con los pagos del seguro, así como debe procurar mantener la estructura en buen estado, esto no quiere decir, que si el inquilino causa algún daño por sus manos el dueño deba pagar, es allí cuando entra en función el seguro brindando el servicio que ha sido establecido a la hora del contrato, y en muchos casos, haciendo que se divida entre ambas partes, tanto dueño como inquilino, la responsabilidad del inconveniente ocasionado.  

Contar con un seguro de hogar en alquiler, significa contar con la protección de ambos intereses, tanto del dueño como del inquilino, para poder llevar en perfecta armonía la relación y dejar bajo criterios establecidos en qué condiciones se ha llevado a cabo el contrato de alquiler.

El seguro realmente corresponde al dueño de la vivienda

Ya que debe ser el dueño quien esté consiente de velar por sus intereses que van a pasar a estar en manos de otra persona durante algún tiempo. En este caso, también es importante aclarar los términos del seguro, ya que si la vivienda se alquila con bienes inmuebles agregados, entonces el dueño de la estructura deberá anunciar al seguro que él no estará habitando la casa, sino que se encontrará en condición de alquiler pero que posee todos los bienes dentro de ella, para que el seguro tome las previsiones necesarias frente al caso.

Pero también es importante que se establezca un acuerdo entre ambas partes

De modo tal que se pueda determinar que los dos, tanto inquilino como dueño, se harán cargo de la póliza de seguro de la vivienda, en una inteligente decisión de proteger los intereses de ambos y de establecer bajo custodia de la ley, que ninguna parte se aprovechará de la otra en cuanto al financiamiento y mantenimiento de la vivienda.   

Otro punto importante es el de la responsabilidad civil, un seguro de hogar en alquiler igualmente cubre todo lo que debe cubrir en condición de normalidad, porque sus servicios siguen siendo los mismos, lo único es que, en este caso en particular, el dueño debe cerciorarse de contratar aparte un servicio de responsabilidad civil que lo libre de daños a terceros que hayan sido ocasionados desde la vivienda mientras se encuentra habitada por los inquilinos.

Observando así, que un seguro de hogar para alquiler es una de las mejores decisiones que se puedan tomar para la total protección de los intereses, ambas partes se encontraran tranquilas y satisfechas, sabiendo que todo se ha logrado bajo los criterios de la ley establecidos.

Deja un comentario